lunes, 30 de marzo de 2020

TODA LA FAMILIA EN CASA

La familia confinada
se prepara unas tostadas
todos desayunan juntos
a las nueve y media en punto.

No pueden salir de casa
y la cosa tiene guasa
un bichito traicionero
recorre el mundo entero.

Se esconde en todas partes
en el cole y en el parque,
en el patio, en la piscina
y también en la oficina.

Lávate mucho las manos
para mantenerte sano
y cuidado si te tocas
los ojos, nariz o boca.

El codo al estornudar
y ten cuidado al besar
aunque te de mucha pena
aunque la abuela este buena.

Hay que arreglar el cuarto,
despacio, sin sobresaltos,
escuchando un reguetón
o cantando una canción.

También ventilar el piso
o la casa, es preciso
abrir las habitaciones,
las ventanas y balcones.

Un poquito de gimnasia
en el salón de la casa,
después hacer los deberes
en cuaderno, PC (pece) o tele.

Cada uno sus cubiertos,
no los compartas por cierto.
Después de comer descansa
que no te engorda la panza.

La niña quiere salir:
¡así no puedo vivir!
¿y por qué sale papá?
Él tiene que trabajar.

Solo salen enfermeros,
médicos y camioneros,
limpiadores, policías
y farmacias cada día.

Supermercados y buses,
pocos taxistas conducen,
repartidores y estancos,
quioscos pero no bancos.

Todos llevan mascarilla
y guantes por si le pilla
un virus que esté volando
o en algún sitio esperando

Sean hombres o mujeres
cuidan de todos los seres,
padres, abuelos y niños
con esfuerzo y con cariño.

A ellos les aplaudimos
y a las ocho nos reunimos
en ventanas y terrazas
pero todos desde casa.