martes, 21 de abril de 2020

EL BOMBERO BALDOMERO

El bombero Baldomero
no quiere ser el primero 
en llegar a ningún fuego 
porque tiene mucho miedo.

También teme a las alturas 
tiene mucha envergadura.
Ha intentado adelgazar
pero no puede ayunar.

Cuando suena la sirena 
corre el miedo por sus venas.
Los bomberos lo critican. 
¡Baldomero es un miedica! 

Él quería ser jardinero 
pero su padre es bombero 
y antes ya lo fue su abuelo. 
De la saga es el tercero.

Un mosquito trompetero 
despierta un día a Baldomero. 
Le huele a chamusquina 
tiene la nariz muy fina.

Es en el bloque de frente. 
Sale corriendo la gente. 
En casa de una vecina 
hay fuego en la cocina. 

Baja a la calle y se entera. 
Hay un bebé en la tercera.
Sin pensarlo ni un momento
sale veloz como el viento.

Va corriendo al edificio, 
no puede huir del servicio.
Se cruza con la portera 
cuando va hacia la escalera.

Llega a la primera planta 
donde el humo aún se aguanta.
Baja una anciana iracunda
que viene de la segunda.

La anciana a medio vestir
que no deja de repetir.
He soltado al pajarito.
No quiere que acabe frito.

Llega a la tercera planta
y le entra humo en la garganta.
Se tapa con un pañuelo
que saca del chubasquero.

Hay fuego en el descansillo
y avanza por el pasillo.
Cuando recorre un trecho
el humo ya llega al techo. 

La puerta está cerrada 
y no lleva llave ni nada
pero ve desde el pasillo
la ventana del patinillo.

De un salto se cuela dentro
y entra justo por el centro,
Cae encima de una mesa
que rompe por lo que pesa.

En el piso hay mucho humo 
y hace un avance gatuno 
por el suelo a cuatro patas 
así del humo se escapa.

Llega al cuarto de bebé 
y desde el suelo no lo ve. 
Escucha que está en la cuna 
y en su brazo lo acuna. 

Lo saca hasta el balcón 
y ve que llega el camión, 
con un retén de bomberos,
y respira Baldomero.

El camión y la sirena
mete valor en sus venas.
Aunque está un poco cansado
el miedo lo ha olvidado.

Le ponen una escalera 
que no llega a la tercera.
Baldomero no la alcanza
aún le falta una planta.

Coge el cordón de un zapato, 
que le costo muy barato 
en al tienda de los chinos 
donde trabaja su primo.

Se quita el chubasquero,
que lo tiene casi nuevo
menos mal que fue una ganga, 
y anuda el cordón a la manga,

que es grande por su comer,
y mete dentro el bebé.
Agarra la otra manga.
¡Que no se rompa la ganga!

Sujeto al balcón por fuera 
baja el bebe a la escalera. 
Lo coge otro bombero 
pero falta Baldomero.

La salida que le queda 
es saltar a la escalera 
pero no piensan en saltar 
porque es un salto mortal.

Camina por la cornisa 
como un funambulista,
se desliza con trabajo 
no quiere mirar abajo.

Pasa por una ventana
por la que el fuego emana, 
se acerca a una terraza 
pero el fuego le amenaza.

Solo tiene una salida 
es subir a la de arriba 
trepando por la fachada 
que está un poco inclinada. 

Como le costo barato 
se le desprende el zapato. 
Tendrá que ver a su primo 
el de la tienda del chino.

Llega a la cuarta planta 
donde el calor ya se aguanta.
Rompe de un golpe el cristal 
y en un piso puede entrar.

Encuentra el piso desierto.
¡Esperemos que esté abierto!
La puerta de seguridad 
cerrada, ¡como iba a estar!

Hoy la verdad no es mi día 
piensa cuando se volvía 
de nuevo a la terraza. 
Hoy seguro que adelgaza.

Sube hasta el quinto piso 
y se mete sin permiso. 
Como le falta un zapato 
se pincha el pie todo el rato. 

La puerta está cerrada 
pero sin llave ni nada.
Sube hasta la azotea 
porque la cosa está fea.

La puerta está cerrada 
la abre de una patada. 
No hace falta que lo amparen 
ya no hay nada que lo pare.

De azotea en azotea 
no se lo cree quién lo vea
Baldomero el bombero
ha llegado el primero.

Baja por otro edificio
exhausto del sacrifico. 
Cuando aparece cansado
lo miran alucinado.

Todos lo aplauden y abrazan,
rodeándolo en la plaza.
Salir del fuego ha podido, 
no está ni siquiera herido.

Salvo en la planta del pie 
que no la quiere ni ver 
y aunque perdió el zapato 
le consuela que es barato.

El bombero Baldomero 
había perdido el miedo 
cuando lo ha necesitado 
el valor lo ha encontrado.