jueves, 16 de abril de 2020

EL PAJARO QUE NO PIA

Un gorrión aburrido
bosteza solo en su nido.
Mamá no está dormida
porque salió por comida.

Pensó que hago yo ahora
no soy un ave cantora.
La madre naturaleza
le privó de esa destreza.

Si intenta canturrear
no le sale bien trinar.
Si lo que quiere es piar
sólo les sale chirriar.

Pero empieza a escuchar
sonidos que le hacen vibrar.
Es música y no lo sabe
suena una melodía suave.

Oye las Cantatas de Bach
que no las puede imitar
y un Nocturno de Chopin (Chopen)
que tampoco le sale bien.

Intenta Wagner y Mahler
niguno de ellos le sale.
Tampoco la Primavera
de Vivaldi y desespera.

La Flauta Mágica, Mozart,
con una voz primorosa,
empieza a imitar su trino
aunque no le sale fino.

Practica sin el piano
como hace la soprano.
Sólo al utilizar la voz
la puede imitar mejor.

Cuando regresa la mamá
el gorrión ya no está.
Se acerca a la ventana
donde la música mana.

Una niña con coletas
en su dedo lo sujeta,
apoyado el gorrión
trina igual que un tenor.

La mamá está muy tranquila
cuando el gorrión la mira,
la niña de las coletas
con cuidado lo sujeta.

La música los ha unido
ya puede salir del nido.
La madre naturaleza
nos premia con su belleza.