domingo, 5 de abril de 2020

PARQUE CURASICO

El Dinosaurio Facundo
tiene tos cada segundo,
nadie sabe que le pasa
y con fiebre está en casa.

Su cueva es bastante grande
y vive allí con sus padres,
que lo miman con cuidados
sopita pero no helados.

Viene a verlo el doctor
que es el Velociraptor,
va corriendo a todas partes
para nunca llegar tarde.

El doctor le ha confirmado
que esto no es un resfriado
parece algo más grave
y le receta un jarabe.

Empieza a toser el padre
y poco después la madre,
empieza a toser la tía
y también el tío Matías.

Los viene a cuidar Anita,
que es una Troglodita,
cuando las fuerzas se merman
ella también cae enferma.

El Tiranosaurio quiere
que la infección no le llegue,
cree que porque manda más
se puede ir a otro lugar.

Como es el policía
el Terodáctilo decía:
nadie se debe marchar
a otros puede infectar.

A él nadie le protesta.
Tiene alas, tiene cresta,
la boca con muchos dientes
y de todo está pendiente.

Cada uno en su cueva
que a salir nadie se atreva,
da la orden de esperar
que así se van a curar.

Se recoge Brontosauro,
Diplodoco y Alosauro,
igual hace Tricerator
pero este tarda un rato.

Se esconde la más canija
y esa es una lagartija,
ella cabe en una grieta
aunque sea estrecha se aprieta.

Nadie se atreve a salir
y mucho menos huir,
esperar es lo mejor
porque siempre sale el sol.