sábado, 2 de mayo de 2020

LOS OJOS QUE NO TE VEN

Alonso es más bien bajito,
tiene gafas y es gordito.
En el barrio, que se diga,
no hace muy buenas migas.

Tampoco en el colegio
donde siempre está serio.
Lo ignoran los compañeros
y en nada es el primero.

Ha empeorado en las notas,
los empollones les choca.
Cuando juega al ajedrez
ahora prefiere perder.

El día que hay deporte
no hay nadie que lo soporte.
Cuando juegan en pareja
el compañero se queja.

El maestro que lo observa
ve que Alonso se reserva.
¿Alguien se mete contigo?
Nunca te veo con amigos.

En su cole no hay matones
pero hay otras razones.
Nadie lo ha intimidado.
así habría reaccionado.

A veces lo preferiría
para saber que lo veían.
Empieza a odiar la escuela
que es la primera secuela.

La familia no sabía
lo que su hijo padecía.
Está triste y silencioso.
Duerme mal. Está ojeroso.

Llega un alumno nuevo.
Repetidor de tercero.
Aunque es un gamberrete
con Alonso no se mete.

Se entera que, por lo visto,
era un alumno muy listo.
Le ha llamado la atención
que esté solo sin razón.

Conversa un día con él.
Quiere averiguar el porqué.
No tengo ningún amigo
que quiera jugar conmigo.

Le propone hacer un trato
y ambos firman un contrato.
Harían juntos los deberes,
compartirían sus saberes.

Matemáticas y francés.
El otro chutar y correr.
Aunque no son los mejores
comparten risas y errores.

De compartir y estudiar
nace una buena amistad.
Quién ayuda a un compañero
él se ayuda el primero.